martes, 26 de octubre 2021 | English | INICIAR SESIÓN
agosto 14 de 2021
Los alimentos como columna vertebral de la reactivación económica en Colombia

Las más de 32.000 empresas de la industria, que generan más de 240.000 empleos directos, se han propuesto un trabajo permanente que integra la sostenibilidad y la innovación.

La incertidumbre se tomó no solo a Colombia, sino a todo el mundo con respecto a lo que sería el futuro con la presencia del COVID-19. Luego de transcurrido más de un año y medio desde el inicio de esta coyuntura sin precedentes, sigue siendo un gran reto mantener las empresas de la industria en operación y garantizar las cadenas de abastecimiento en correcto funcionamiento. Todo esto, para que los alimentos continúen llegando con los más altos estándares de calidad y se mantengan abastecidas las mesas de los hogares colombianos. Al ser productos de primera necesidad, debe garantizarse que los alimentos se produzcan y distribuyan de manera oportuna, responsable y articulada. Por eso, las más de 32.000 empresas de la industria de alimentos, que generan más de 240.000 empleos directos, se han propuesto un trabajo permanente que integra la sostenibilidad y la innovación de los nutrientes, ingredientes y procesos con el fin de asegurar que los colombianos tengan acceso a los alimentos saludables y nutritivos que demandan, al tiempo que se conservan los empleos del sector. De este modo, se busca apalancar la reactivación económica del país mediante esfuerzos conjuntos para afrontar la crisis.

El PIB que genera la industria pasó de 20,09 billones de pesos en 2019 a 20,22 billones de pesos en 2020. En adición a esto, el informe del comportamiento de consumo de alimentos, realizado por la Cámara de la Industria de Alimentos de la ANDI y Raddar, arroja que, entre junio de 2020 y mayo de 2021, el gasto en alimentos de los hogares colombianos aumentó 0,9 %. En el mismo período de tiempo, el gasto que corresponde específicamente a las categorías de alimentos de la industria, que incluye productos como carnes y derivados, lácteos y derivados, hortalizas congeladas y en conserva, entre otros, aumentó en un 2,0 %.

Sin duda alguna, las mejoras en el desempeño de la industria se han dado gracias a su capacidad de respuesta, que la posicionan como un motor de desarrollo que busca siempre las mejores alternativas para ofrecer alimentos a la población. Por eso, con miras a apalancar el crecimiento del país, la industria se enfoca en mantener el desarrollo sostenible y la innovación dentro de su cadena de valor para adaptarse a las preferencias del consumidor colombiano, en una coyuntura cambiante a la que se suman las novedades frente al etiquetado de alimentos.

Nos enorgullece haber sido parte de las consultas realizadas por el Gobierno nacional a la academia, a varias empresas y delegados de la sociedad civil para avanzar en un modelo de etiquetado frontal que otorgue información clara, veraz y fácilmente comprensible por el consumidor, y que, a su vez, esté respaldado con evidencia científica seria e independiente. Para la industria, mantener la competitividad incluye, entre otras cosas, adaptarse a las nuevas regulaciones y tendencias del sector.

El hecho de que Colombia cuente con una nueva ley sobre entornos saludables es una buena noticia para la industria, porque es indicativo de que, para el Estado, el problema de las enfermedades crónicas no transmisibles es un fenómeno multicausal que requiere soluciones variadas, a las cuales estamos dispuestos a contribuir.

Así mismo, la expedición de la Resolución 810 de 2021 del Ministerio de Salud nos da la certidumbre de contar con unas reglas claras para seguir trabajando en proporcionarle información al consumidor para que tome las mejores decisiones acerca de cómo construir su dieta de una manera equilibrada y conforme a sus necesidades alimenticias y estilo de vida.

Estos dos textos normativos convierten a Colombia en un referente como el país con el marco regulatorio de etiquetado más moderno de América Latina, apoyado en un doble enfoque de salud y desarrollo empresarial.

Desde la Cámara de Alimentos de la ANDI reiteramos nuestro llamado a la gestión articulada en función del cumplimiento de los objetivos que nos permiten continuar alimentando al país de manera responsable y sostenible, al mismo tiempo que apalancamos el crecimiento y el desarrollo económico de Colombia. Nuestra invitación para afrontar los desafíos del futuro está en buscar formas de trabajo eficientes, articuladas e innovadoras en pro de la economía, los consumidores y el abastecimiento de Colombia.