domingo, 27 de septiembre 2020 | English | INICIAR SESIÓN
marzo 22 de 2019
Una apuesta por el Putumayo

Desde 2014, Amerisur ha participado en la construcción de la estrategia de articulación público-privada ‘Biodiversidad y Desarrollo por Putumayo’, liderada por la ANDI. Estos son sus principales aportes a la región.

Carlos Martínez
Gerente General de Amerisur Colombia

Amerisur Exploración Colombia Limitada (Amerisur), filial de Amerisur Resources PLC (empresa pública del Reino Unido), es una compañía cuya actividad principal es la exploración y producción de hidrocarburos. En Colombia, Amerisur tiene sus activos en cuencas altamente productivas, principalmente en la de Caguán-Putumayo, donde concentra su operación a través de 11 contratos de exploración y producción suscritos con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), de los cuales uno está en período de producción y los restantes, en periodo de exploración.

El acuerdo interinstitucional ‘Biodiversidad y Desarrollo por Putumayo’ surgió de la voluntad de las compañías privadas, las autoridades locales y nacionales, las instituciones de investigación y la ANDI por avanzar en proyectos que tengan alto impacto y aporten en la identificación de áreas estratégicas con valor social y ambiental, para la conectividad de los Andes-Amazonia en la cuenca Caguán-Putumayo.

En junio de 2017, Amerisur ratificó su compromiso de trabajar por esta región mediante la firma del acuerdo que formaliza y establece las condiciones de implementación de la estrategia, articulando nuestra participación mediante el cumplimiento de obligaciones ambientales e inversiones voluntarias encaminadas a la protección, restauración, conectividad ecosistémica y desarrollo sostenible de la biodiversidad, de la mano de autoridades e instituciones nacionales y regionales como Corpoamazonía, el Instituto de Investigaciones Amazónicas SINCHI, el Instituto Humboldt y Parques Nacionales Naturales de Colombia.

En Amerisur estamos convencidos de que la operación de extracción de petróleo responsable, como actividad legal y regulada, nos permite aportar al desarrollo sostenible de las regiones donde ejecutamos actividades con visión de territorio. Es importante resaltar que en el Putumayo, la biodiversidad se ve enfrentada a presiones como la alta deforestación por cultivos ilícitos, la ampliación de la frontera agrícola y ganadera, la comercialización ilegal de madera y la minería ilegal, con afectaciones al suelo y los cuerpos de agua, generando un alto impacto ambiental negativo. Es así que la compañía, a través del cumplimiento e implementación de acciones de restauración, compensación, conservación, preservación, seguimiento a la biodiversidad, monitoreos ambientales y construcción colectiva con comunidades del cuidado del entorno, aporta en la mitigación de impactos y en la conectividad de los ecosistemas.

Desde Amerisur estamos articulando el cumplimiento de nuestras actividades a la estrategia de ‘Biodiversidad y Desarrollo por Putumayo’ en los ejes de fortalecimiento de capacidades, inversiones en el territorio y gestión del conocimiento y monitoreo, de la siguiente manera:

Apoyo al fortalecimiento de capacidades
Amerisur se sumó al Trigésimo Encuentro Nacional de Ornitología, que reunió a 240 asistentes en nueve senderos de observación de la conectividad Andes-Amazonia, en el que se reportaron 400 especies de aves, de las 750 registradas en el Putumayo, durante tres días de observación, con la participación de 40 instituciones públicas y privadas, y el fortalecimiento de grupos locales.

Gestión de conocimiento
Se implementó un diplomado en Promotoría Ambiental Comunitaria con énfasis en Observación y Conservación de Aves, que se ejecutó a través de un contrato interadministrativo entre Amerisur, el Instituto Tecnológico del Putumayo (ITP) y Corpoamazonía, completando la formación de 40 promotores ambientales. A través del diplomado se logró un inventario de la zona mediante el registro de 410 especies de aves.

Inversiones en el territorio
Durante 2018 se avanzó en la firma de un acuerdo marco de colaboración para la caracterización socioeconómica de la oferta ambiental de la palma de açai con la Asociación de Desarrollo Integral Sostenible para la Amazonia (ADISPA), la Fundación Preservar y Corpoamazonía en la Zona de Reserva Campesina Perla Amazónica (23 veredas), una apuesta por la región y a sus comunidades, en la búsqueda de alternativas sostenibles basadas en la conservación del bosque, para una zona que ha enfocado históricamente la tala de bosques como base de diferentes actividades económicas.

A su vez, Amerisur viene trabajando con las comunidades de las veredas Peneya, Monteverde y Montebello del municipio de Puerto Asís, en la identificación de predios para adelantar actividades de establecimiento de 30 hectáreas de açai y sistemas agroforestales, como parte del cumplimiento a la medida de compensación por la ejecución del proyecto sísmico PUT 12 2D.

De otra parte, la compañía avanzó en un diagnóstico de fauna (aves y mamíferos) en el sector nororiental del Bloque PUT 12, en el que se encuentran ecosistemas de bosques húmedos característicos de la llanura amazónica, ecosistemas aledaños a caños y quebradas, interior de bosque, borde de bosque, claros y zonas abiertas. La zona de estudio presenta una significativa fragmentación del bosque, producto de la tala de árboles para dar paso a complejos procesos de colonización y cultivos ilícitos, principalmente.

En el área se registraron un total de 2.846 individuos de aves durante 20 días efectivos de muestreo, pertenecientes a 186 especies, que corresponden al 58% de las reportadas para el departamento del Putumayo (cifra que sobrepasa en 87 especies la riqueza de aves reportada para el municipio de Puerto Asís).

Con respecto a los mamíferos, se lograron obtener 199 registros correspondientes a 49 especies, que equivalen al 33,3% del total de las registradas en el departamento según la bibliografía y las bases de datos revisadas.

En el componente de restauración, se continúa con el proyecto de reforestación de 22 hectáreas como medida de compensación ambiental para el proyecto Platanillo, en la vereda Alea, predios La Caucana y La Esperanza. Durante el segundo año se realizó seguimiento a 17.200 árboles de especies como nogal, abraco, sangretoto, granadillo, fono, amarillo, achapo, guamo, guarango, sama y ocobo. Este proyecto busca generar conectividad de parches fragmentados de vegetación existentes, principalmente en las unidades de coberturas como vegetación secundaria, bosques de galería y bosque fragmentado, enriqueciendo principalmente ecosistemas aledaños a caños y quebradas.

También se ejecutó el proceso de reubicación y rehabilitación de especies de epifitas vasculares y no vasculares en un área de intervención de 25 hectáreas del predio El Oriente, ubicado en la vereda Monteverde, como producto de las obligaciones de levantamiento de veda otorgado por el Ministerio de Ambiente para el proyecto Platanillo.

Esquemas de monitoreo
En noviembre de 2018, la empresa inició el proyecto de la mano de Gran Tierra Energy para el diseño e implementación de un plan de monitoreo de la biodiversidad en el área de influencia Platanillo, operado por Amerisur, y en los bloques Rumiyaco, Venado y Burdine, operados por Gran Tierra Energy Colombia, que estará en cabeza del Instituto de Investigación Humboldt, con la participación activa de la comunidad del área de influencia. Este proyecto es una muestra del interés del sector hidrocarburos de trabajar por la región de la mano de expertos en biodiversidad, que sumará además a la generación de instrumentos de política ambiental y sectorial en esta materia.

En la medida que avancen las actividades exploratorias en esta región, el reto de Amerisur seguirá siendo, por principio, ejecutarlas responsable y sosteniblemente, fortaleciendo la estrategia de Biodiversidad y Desarrollo, y así promover la conectividad a través de la implementación de actividades de restauración y conservación, en articulación continua con entidades, institutos y comunidades.