sábado, 18 de septiembre 2021 | English | INICIAR SESIÓN
septiembre 14 de 2018
La industria que alimenta el progreso

Se necesita de trabajo conjunto entre el Gobierno y la industria de alimentos para desarrollar estrategias efectivas que le permitan al país aprovechar sus recursos.

Camilo Montes | Director de la Cámara de la Industria de Alimentos de la ANDI

La industria de alimentos tiene la misión de sustentar al mundo. Esta tarea se realiza mediante un trabajo que comienza con la producción de materias primas, avanza con el procesamiento de los alimentos y finaliza con el proceso de distribución y comercialización.

Se trata de un sector que genera progreso, tanto en las comunidades con vocación agrícola e industrial, como al interior de las compañías y dentro de las poblaciones que pueden mejorar sus condiciones de vida, gracias a la adquisición de alimentos de calidad. Así las cosas, se presenta un gran reto para esta industria ante el nuevo Gobierno: convertir a Colombia en referente global en la producción de alimentos que respondan a las cambiantes necesidades de los consumidores.

Se trata de un escenario con dificultades y oportunidades que, si son abordadas de forma adecuada y con la participación activa de las empresas, el Gobierno, la academia y la sociedad civil, conducirán al desarrollo del país.

Es importante tener en cuenta que Colombia tiene el potencial de ser una de las siete despensas alimentarias del mundo, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esto lo confirman las cifras reveladas por el Gobierno nacional a finales de junio pasado, que indican la existencia de 40 millones de hectáreas para producir alimentos, de las cuales apenas 7,6 millones están cultivadas, lo que demuestra el enorme potencial que tiene el país en materia agrícola y que no se ha aprovechado, en gran parte por deficiencias en la internacionalización.

Si bien es cierto que Colombia cuenta con acuerdos de libre comercio con varios países, aún existen barreras sanitarias y de acceso que no han permitido el envío de alimentos producidos acá y que frenan la posibilidad de que el país se convierta en un centro de exportación importante a nivel mundial.

Ante este panorama, la industria recibe los retos con optimismo, consciente de que la oferta de alimentos que esperan los colombianos en el mercado es variada y diversa, con múltiples oportunidades de seguir innovando. Es importante que el Gobierno y las empresas trabajen de forma conjunta en estrategias que permitan el encadenamiento productivo del agro con la industria de alimentos, lo que dará paso al crecimiento económico de Colombia y, a su vez, le permitirá al sector de alimentos contar con una solidez que soporte los esfuerzos de investigación para la creación de un portafolio saludable que beneficie a todos los consumidores del país.

OPORTUNIDADES DE LA INDUSTRIA DE ALIMENTOS PARA LOS PRÓXIMOS CUATRO AÑOS:

  • Crecimiento mundial de demanda alimentos.
  • Las marcas colombianas son reconocidas en América Latina y algunas a nivel global.
  • La transformación digital y la industria 4.0 aplicada a los alimentos. Ejemplos: trazabilidad desde la granja hasta la mesa y compras electrónicas.
  • Categorías con importante demanda mundial y escasos proveedores, como la chocolatería, los nutracéuticos, los granos andinos, entre otros. 
  • Planes del Gobierno para mejora de la infraestructura nacional (principalmente vías terciarias) que permiten acceder a productores rurales.
  • Mayor capacidad de compra en los hogares colombianos gracias al crecimiento de la
  • clase media.
  • Trabajo conjunto entre todos los actores del sistema de salud para abordar sistemáticamente los desafios de obesidad y enfermedades no transmisibles.
  • Ampliación del portafolio atendiendo necesidades nutricionales de grupos específicos.
  • Consolidación del mercado de la Alianza Pacífico.
  • Fortalecimiento de la cadena agroalimentaria de Colombia aprovechando nuevas áreas para la producción de alimentos.

RETOS DE LA INDUSTRIA DE ALIMENTOS PARA LOS PRÓXIMOS 4 AÑOS:

  • Simplificar o eliminar trámites innecesarios que restringen la puesta en el mercado de nuevos alimentos.
  • Actualización de los reglamentos técnicos en alimentos (algunos tienen más de dos décadas sin ser revisados).
  • Acceso a materias primas a precios competitivos con cadenas de abastecimiento.
  • Más y mejor talento especializado en la industria de alimentos.
  • Puesta en marcha de un sistema nacional de innovación.
  • Educación del consumidor para que construya dietas saludables y balanceadas.
  • Gestión responsable de la publicidad, en particular la relacionada con alimentos para niños menores de 12 años.
  • Estrategias de economía circular con especial énfasis en envases y empaques.
  • Reducción significativa del desperdicio de alimentos, gracias a la poscosecha y al procesamiento agroindustrial, la ampliación de la vida útil y al fortalecimiento de los Bancos de Alimentos.
  • Promoción de hábitos de vida saludable que permitan el desarrollo integral de los colombianos.